28 noviembre 2022

Quobit

Novedades de tecnología, gadgets, wearables y videojuegos

El pequeño comercio se asegura en México

Lluvias ecommerce

La inestabilidad económica que viene sufriendo el conjunto de la sociedad ha quedado más debilitada que nunca en este 2020 que termina, debido a la crisis pandémica global que se ha sufrido. Los más perjudicados han sido los de siempre, la clase trabajadora y la pequeña y mediana empresa.

Los habitantes de México viven, en estos momentos, un inusitado interés por sentirse resguardados ante cualquier imprevisto, por lo que se está dando un aumento notable en la contratación de un seguro. Un país que generalmente ha vivido de espaldas a este sector, ya que el total de asegurados en todo México no supera el 25 % de la población, mira ahora las muchas posibilidades para asegurar tanto a la persona como a los bienes inmuebles.

El rastro que ha dejado tras de sí la pandemia vírica del coronavirus ha sido un auténtico horror, pero ha sido el gran impulsor de este interés por los seguros para los negocios y comercios. El número de muertes y enfermos con secuelas es enorme, pero, aún es mayor la cifra de damnificados económicamente. Una situación que se podía haber evitado si estos comercios, la mayoría de tamaño reducido, hubieran contratado un seguro de comercio y venta de minoristas.

¿Qué es un seguro de comercio?

El seguro para comercios en México se abre camino desde hace unos años con buenas perspectivas de crecimiento. La crisis pandémica provocada por el covid-19 ha terminado por darle el impulso definitivo. La caída en bancarrota, la enorme cantidad de pequeñas empresas y locales comerciales que no han aguantado la presión de este mal global podía haberse evitado con una modalidad de seguro hecho a medida de estos negocios.

El seguro de comercio no es otra cosa que un tipo de póliza que ha sido diseñado para oficinas y negocios fundamentalmente. Dentro del campo de los seguros, se incluye en los del ramo Multirriesgo, puesto que cubre la posible indemnización de daños sufridos en los comercios, tanto en la estructura interna como externa de local. Incluye responsabilidad civil a terceros, mobiliario, documentación y maquinarias que puedan verse perjudicadas o afectadas en modo alguno por el siniestro.

Como norma general, este tipo de seguros de comercios ofrece una amplia variedad de posibilidades siniestros, los más habituales son los de robo y atraco, incendios y explosiones, inundaciones y otros daños atmosféricos, daños al equipo informático o al género.

Pero, debido al éxito y a la cada vez mayor demanda de seguros para comercios, las agencias aseguradoras están ampliando el tipo y número de coberturas posibles. De este modo, se pueden encontrar servicios extras como la asistencia 24 horas, el servicio de vigilancia, la asistencia jurídica, informática, transportes…

Responsabilidad civil a terceros

En relación a la cobertura que se lleva a cabo con la responsabilidad civil a terceros, hay que aclarar que incluye los productos y/o los servicios que se puedan perder durante o por causa del siniestro. Del mismo modo, cubrirá a los trabajadores si se contrata su variante; el seguro de responsabilidad civil patronal, un seguro que cubre los daños a personas que sean justificables a la empresa.

Medidas de protección previas a la contratación de un seguro

Como paso previo a la contratación de un seguro de comercio, es de vital importancia considerar ciertas medidas que sirvan para dar el máximo de protección a las actividades comerciales que se vengan realizando.

Por ejemplo, es de gran utilidad la ampliación de la protección de los locales comerciales y oficinas de negocio ante posibles casos de robo o de incendio. Si se añaden estas coberturas, se conseguirá, con toda probabilidad, grandes descuentos en el pago de las cuotas, es decir, en la prima del seguro. Aunque los beneficios van a depender de la entidad aseguradora y del tipo de comercio que la haya contratado.

Así mismo, no hay que olvidar las garantías opcionales. El deterioro de los alimentos o la responsabilidad civil sobre los productos suministrados son dos buenos ejemplos de este tipo de garantías. Por último, tampoco se debería dar de lado la posibilidad de lograr el máximo nivel de cobertura, independientemente al sector o tipo de comercio del que se trate. Solo hay que recordar que está en juego el bienestar y el sustento de los propietarios del negocio y el de sus empleados.

Coberturas más demandadas por los comerciantes

La cobertura básica para este tipo de seguros deberá incluir aquellas que protegen tanto el contenido como el continente, pero no son las únicas.

Cobertura del continente

El calculo del capital asegurado en la póliza se deberá realizar sobre una estimación total de una supuesta reconstrucción del local.

Cobertura del contenido

En este caso el valor asegurado se tiene que calcular sobre el valor total del mobiliario, lo que incluye productos y maquinaria.

Cobertura general del negocio

Se suelen incluir aquí los riesgos más comunes según las características del local y de tipo de negocio. Como norma general, se incluyen el robo y los actos vandálicos, la rotura de cristales, las inundaciones, los daños eléctricos, los efectos climatológicos…

Coberturas específicas

Con este tipo de seguros se trata de proteger aspectos determinados del negocio, así como riesgos inherentes a la actividad que se realiza. Una cobertura de este tipo sería aquella que se utiliza para cubrir la pérdida de beneficios.

 

A %d blogueros les gusta esto: