Quobit

Cultura Digital, Tutoriales, tecnología y gadgets

¿Cuál es el rendimiento de una MacBook vieja al actualizarla con OpenCore Legacy?

Mac vieja actualizada a MacOS Ventura

Si bien Apple es reconocido por brindar soporte a sus dispositivos por muchos años más que cualquier otro fabricante de tecnología, sin embargo, a pesar de los muchos años que tienen las computadoras Mac, estas cuando quedan en desuso tienen todavía muchos años por delante.

El tiempo de vida de los dispositivos de Apple, ha dado como origen un mercado alterno de desarrolladores que intentan estirar al máximo el rendimiento de las computadoras MacBook, iMac y MacBook Pro de Apple al proveer soporte por más años de los que Apple brindó oficialmente.

Un claro ejemplo de esto es la mítica MacBook Pro Mid 2012, que es la última computadora de la marca que permitía actualizar la memoria RAM y el disco duro. Con lo que hasta este año es posible sacar el máximo provecho de este dispositivo al reemplazar el disco duro por un SSD (disco de estado sólido) e incrementar la memoria RAM de 4GB a 8 GB o hasta los 16 GB que soporta la computadora.

OpenCore Legacy, el salvador de la obsolecencia programada

Si bien, la MacBook Pro mid 2012 venía de fábrica con un procesador Intel Core i5 o i7 (que ya está muy lejos del rendimiento que pueden proveer los M1 y M2 de Apple), con todas las actualizaciones de hardware que podemos realizar de memoria RAM y disco duro, la computadora puede funcionar correctamente con MacOS en versiones más recientes como Monterey y Ventura.

En Internet encontrarás infinidad de tutoriales que te dicen cómo funciona OpenCore Legacy, sin embargo, siempre es importante que descargues el instalador y sigas el paso a paso de la página de sus creadores, podrás en menos de 2 hrs. Disfrutar de la versión más actual de MacOS.

¿Porqué no seguir los tutoriales de terceros, porque la versión evoluciona de forma constante y es probable bajes una versión diferente a la que viste en el tutorial.

De hecho en el mismo sitio web de OpenCore Legacy muestra que el desarrollo ha evolucionado de tal forma que una Macbook, MacBook Pro o una iMac fabricada en el 2012 puede funcionar como si fuera una de las Mac más recientes.

Tras actualizar tu Mac, descubrirás que el rendimiento es muy bueno. De hecho el SSD y la memoria RAM pueden ser un gran aliado frente a la carga que puede tener el procesador. Por lo que descubrirás que el arranque es significativamente más lento que en versiones soportadas de MacOS para la MacBook Pro mid 2012, pero nada que resulte incómodo de usar en el día a día.

Una ves iniciado el sistema operativo, puedes usar la Mac de forma normal, puedes activar funciones como Stage Manager y las nuevas características de MacOS. En ocasiones, al tener abiertas muchas ventanas o aplicaciones notarás que el rendimiento se cuelga y deberás esperar un par de segundos para permitir que todo siga fluyendo como al inicio.

El soporte para controladores y periféricos de terceros es total, con lo que no se tiene ninguna carencia al usar la Mac en el día a día.

¿Cuál es la parte negativa? Cómo ya mencionábamos, no podemos esperar el rendimiento de una MacBook con procesador M1 o M2 en una computadora de hace más de 10 años, sin embargo, podemos notar que para un uso normal: Navegar en Internet, uso de aplicaciones de ofimática, disfrutar de tu música o aplicaciones de uso tradicional, podrás hacerlo sin inconvenientes.

Tal ves de forma periódica podrías usar la Mac para usar la suite de Adobe para editar imágenes o renderizar videos, pero no esperes un rendimiento espectacular.

A %d blogueros les gusta esto: