¿Qué son los puntos blancos en el pezón durante la lactancia?

Después del nacimiento de tu bebé, cuando ya lo tienes entre tus brazos, uno de los aspectos importantes a cubrir, es la alimentación, y que mejor alimento que la leche materna, durante el periodo de la lactancia surgen algunos problemas, por ejemplo, que no quiera agarrar el pecho, y una vez agarrado, aparecen puntos blancos en el pezón, también son llamados perla de leche, estos causan mucho dolor.

¿Qué son los puntos blancos en el pezón?

Los puntos blancos son más bien bolitas, algo así como si te hubieras quemado, estas, causan mucho dolor. Las perlas de leche son obstrucciones de los conductos por donde debe salir la leche, es un problema que lo padecen la mayoría de las mamás que dan leche materna a sus bebés; sin embargo también es muy sencillo de tratar.

Al obstruirse la glándula se acumula la leche que no puede salir por ese conducto, lo que hace que la superficie de la piel se abombe y la piel brille, adquiriendo ese aspecto de perla de nácar, es por eso que son llamadas perlas de leche.

¿Porque aparecen los puntos blancos en el pezón?

El bebé mientras succiona, puede causar daño a los pezones, aunque no tenga dientes, el bebé puede dañar el pezón, al jalar fuerte o succionar de manera irregular, es decir, si no tiene un buen agarre, probablemente esté succionando solo la punta.

También se pueden generar porque se succiona la leche por tiempos prolongados; es decir, la leche se encuentra acumulada y busca una salida, por lo cual se genera una perla de leche en la superficie del pezón.

¿Cómo curar el punto blanco o perla de leche?

Normalmente estos se curan por sí solas, los puntos o bolitas de leche desaparecen en un promedio de 5 a 7 días desde la aparición; con el tiempo estos se convertirán en pellejos blancos, luego pasarán a ser costra que se caerán; durante este tiempo es recomendable no dejar de dar pecho, ya que el bebé ayudará a sanar.

Si la perla de lecha es superficial y ya se nota la capa fina y delgada, se puede aplicar calor con compresas calientes o con una baño de agua caliente; esto hace que el conducto se desobstruya y la leche fluya mejor; inmediatamente después, puedes dar pecho a tu bebé para que te ayude a eliminar la bolita.

Otra cosa que puedes hacer, es pinchar la bolita, lo puedes realizar con una aguja esterilizada, con mucho cuidado para no lastimar el pezón y pinchando justo la bolita; puedes hacer esto mientras te bañas con agua caliente; una vez pinchado, tienes que apretar la mama para que la leche salga y el conducto de la glándula se libere.

Si después de los 7 días no se soluciona o tienes otras complicaciones; lo recomendable es acudir con tu doctor para que sea él quien te de el tratamiento adecuado.

Cuando las obstrucciones son profundas y afectan a parte del conducto, no conviene pincharlas o retirarlas como en el caso de las lesiones superficiales causadas por un traumatismo, sino que hay que ir al médico para que se trate correctamente.

Recomendaciones para tratar las bolitas de leche

Brasiere de lactancia

Durante el tiempo que se cura la perla de leche, no debes dejar de dar pecho a tu bebé, para aliviar las molestias te recomendamos:

  • Aplicar frío entre las tomas para bajar la inflamación.
  • Usar un bra que no te apriete, existen brasiere exclusivos para la lactancia.
  • Cuando des pecho, procura tener una postura cómoda,  de tal manera que el bebé no te lastime el pezón, para eso, debe tener un buen agarre.
  • Evita los tiempos prolongados para dar pecho, recuerda que es la acumulación de leche la que produce las bolitas de leche.

¡Dejanos un comentario!

¡No olvides dejar un comentario!

Quobit

Quobit Autor

Somos Bit a Bit, llevamos los últimos consejos de tecnología hasta tu smartphone.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.