Quobit

Novedades de tecnología, gadgets, wearables y videojuegos

Científicos registran agujeros negros con onda gravitacional inusual

Científicos registran agujeros negros con onda gravitacional inusual

En mayo del año pasado, tres detectores láser de la red global LIGO-Virgo, dos en EE.UU y uno en Italia, registraron una señal extraterrestre que puede ser la fusión de agujeros negros más masiva observada hasta ahora en ondas gravitacionales.

Se trata de una onda gravitacional que se creo por un cataclismo cósmico: dos agujeros negros con masas de unas 85 y 66 veces las del Sol, respectivamente, que se encontraban girando en una espiral continua cada vez más cerca el uno del otro.

La señal ha sido bautizada como GW190521, es extremadamente breve y difícil de detectar, menos de una décima de segundo. Lo que produjo esta señal probablemente fue generado por una fusión de agujeros negros binarios con propiedades inusuales.

Su fusión creó un agujero negro aún más masivo y liberó una cantidad de energía equivalente a la de 8 veces nuestro Sol; lo que provocó una distorsión que viajó por el universo, desde la lejana galaxia en la que se produjo hasta la Tierra.

Actividad inusual de los agujeros negros

El equipo de LIGO-Virgo midió el giro de cada agujero negro y descubrió que a medida que los agujeros negros giraban cada vez más cerca, podrían haber estado girando sobre sus propios ejes, en ángulos que estaban alineados con el eje de su órbita. Sus giros desalineados probablemente causaron que sus órbitas se tambalearan mientras giraban en espiral uno hacia el otro.

“Esto se parece más a un gran estallido, es la señal más masiva que LIGO o Virgo hayan visto. El hecho de que estemos viendo un agujero negro en este rango de masa va a desconcertar a muchos astrofísicos…” – señala Nelson Christensen, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS)

Agujeros Negros

“Esta detección abre la puerta a descubrir muchos efectos astrofísicos. Ha sido complejo interpretar la señal que estaba al límite de nuestra capacidad técnica: tendremos una idea más clara de cómo se formó el sistema que la generó con investigaciones adicionales y detecciones futuras.” – comenta Thomas Dent, coordinador del Programa de ondas gravitacionales en el Instituto Galego de Física de Altas Enerxías (IGFAE) y miembro de la colaboración científica LIGO

El equipo internacional de científicos que conforman la Colaboración Científica LIGO (LSC) y la Colaboración Virgo, ha informado de sus hallazgos en dos artículos publicados este 2 de septiembre. Uno aparece en Physical Reviews Letters, este detalla el descubrimiento. Y el otro aparece enThe Astrophysical Journal Letters, donde analiza las propiedades físicas de la señal y las implicaciones astrofísicas.

Estos agujeros negros comprueban las teorías de Einstein y Hawking

A %d blogueros les gusta esto: