28 noviembre 2022

Quobit

Novedades de tecnología, gadgets, wearables y videojuegos

¿Cómo invertir en criptomonedas?

criptomonedas

En el imaginario colectivo las criptomonedas son territorio o bien para mineros, que utilizan Granjas de centenares de tarjetas gráficas consumiendo ingentes cantidades de energía para arrancar a los bloques virtuales sus preciados bitcoins -esto no tiene por qué ser así y luego se verá- o bien son principalmente compradas por grandes inversores, únicos con el capital necesario para adquirir activos que pueden llegar a ser tan caros, pero lo cierto es que la realidad ni mucho menos es así.

Y es que, además de que por alto que sea el precio de bitcoin esta puede comprarse en cantidades minúsculas o incluso pueden comprarse otras criptomonedas con un precio unitario mucho más pequeño pero con buenas perspectivas y que la minería de algunas criptomonedas puede realizarse con equipos y consumos mucho más modestos, existen otras formas de negociar con criptomonedas, utilizando su precio para especular, que tienen sus propias peculiaridades y que en principio pueden llevarse a cabo con un capital relativamente más pequeño.

Pequeños gigantes

 Aunque el sueño de poseer un bitcoin completo -y al paso que va su cotización puede que incluso un ethereum entero- sea un sueño lejano para cada vez más inversores en criptomonedas, lo cierto es que existen proyectos que han reunido un volumen de capitalización enorme pero aun así su precio individual resulta muy asequible, lo cual no implica que el riesgo de invertir en estos activos sea menor, la volatilidad es una constante en el mundo de las criptomonedas.

Cardano es en este momento uno de los ejemplos prototípicos de lo que es una criptomoneda con alta demanda y buena opinión entre los analistas, pero que a su vez tiene un precio asequible para todos los bolsillos, ya que con los poco más de 2.2 dólares que cuesta en la actualidad, Cardano es un buen candidato para aquellos que empiezan a construir una reserva de criptomonedas, siempre que sean conscientes de que, como criptomoneda que es, su valor puede caer con fuerza de la misma forma que crece.

Criptominería poco exigente

 Uno de los hándicaps más importantes a la hora de iniciarse en la criptominería y que además sirve como ariete para atacar a las criptomonedas, es el del elevado coste energético y en tarjetas gráficas que requiere la minería de algunas de las criptomonedas más valiosas, pero esto no tiene por qué ser así en todos los casos.

Y es que mediante una rápida búsqueda en internet no será difícil encontrar listas de monedas minables con recursos humildes como Grin, Ravencoin, Monero y más, las cuales no deben desdeñarse a la ligera, ya que por ejemplo, Ravencoin llegó a cotizar en marzo de este año muy cerca de los 19 céntimos de dólar.

En cuanto a los equipos necesarios, los requisitos para minar algunas criptomonedas pueden llegar a ser mínimos, siendo incluso posible la criptominería en la nube, lo cual hace que el requisito de hardware exigido sea realmente pequeño, ya que la minería se lleva a cabo en servidores remotos, de la misma forma que sistemas de juego en la nube como Stadia de Google permiten jugar a juegos de última generación con equipos muy por debajo de lo que sería necesario realmente.

Trading de criptomonedas

Otra forma de especular con criptomonedas es mediante el trading de criptomonedas, en el cual se intenta predecir la dirección del movimiento de la cotización para abrir posiciones, dado que en el trading online el inversor no cuenta con dichas criptomonedas en su cartera de activos, sino que utiliza la cotización y su volatilidad para operar mediante contratos por diferencia con posiciones apalancadas, herramienta esta última que se debe manejar con la debida precaución, con más razón cuando se trata con activos tan extremadamente volátiles como las criptomonedas ya que los riesgos aumentan en gran medida.

Al no tener las criptomonedas en propiedad no es necesaria la custodia de las mismas, lo cual puede ser una ventaja al no tener que proteger nada de hackers o de pérdidas de claves, pero así mismo no se podrán aprovechar otras ventajas de las criptomonedas como las de abaratar las transferencias internacionales, aunque esto puede no ser un inconveniente para aquellos inversores a los que de las criptomonedas sólo les interese su faceta como activo para especular.

A %d blogueros les gusta esto: