Si tengo sexo con un robot ¿Puede ser considerado infidelidad?

La realidad virtual y el desarrollo de nuevas tecnologías también ha llegado a los aspectos más íntimos de la vida de las personas. Desarrollándose así una nueva tendencia a crear “robots que cumplan deseos”, de tal forma que ya se ofrecen algunos Androides sexuales con la capacidad de dar y recibir placer.

De ahí empieza un nuevo tema moral ¿Hasta donde llega la infidelidad? ¿Qué podemos considerar infidelidad? Mientras que algunas parejas consideran el ser infiel cuando alguien piensa en otra persona (con de forma sentimental), hay otras que consideran ser infieles hasta el momento que hay una relación sexual.

A pesar de este dilema, el desarrollo de esta tecnología ha llegado a niveles casi insospechados, que abren la puerta a nuevos debates, que consiste en la infidelidad con un elemento tecnológico, como lo sería un robot.

Todo porque esta combinación de cables, sensores y un software bastante elaborado, tienen un aspecto humano muy real.

Si a esto le sumamos el desarrollo de la inteligencia artificial que hacen que sus movimientos, expresiones, sonidos y actitudes sean muy similares a las de un ser humano.

Clic para tuitear

Por ejemplo, la empresa Abyss Creations se ha dedicado los últimos años a crear muñecos y muñecas sexuales de silicona con características híper realistas (Real Dolls) con un costo promedio de 5,500 dólares, pero que tienen la posibilidad de sumarle una inteligencia artificial por otros 14,000 USD.

Otra compañía que también desarrolla estos elementos tecnológicos son la compañía Synthea Amatus, la cuál ha creado un robot equipado con una inteligencia artificial que, además de mantener conversaciones con otras personas, puede tener orgasmos. Todo por solo 3,500 euros.

La ventaja que tienen estos robots es que pueden ser programados (en algunos casos vienen pre programados) con diversos estados de ánimo y actitudes como “tímida”, “sumisa”, “cariñosa”, etc.

Dando como resultado que las personas puedan cumplir sus más intimas sexuales, por otro lado, hay quien considera que estos productos podrían dar inicio a nuevas formas de interacción, donde el contacto humano quede relegado a segundo plano.

Actualmente se maneja todo bajo el concepto de Robofilia, y creemos que mientras más avance la tecnología estos “gadgets para adultos” podrán verse potenciados en sus características y además veamos una bajada de precios bastante fuerte.

¿Tu qué piensas? ¿Qué podría pasar en el futuro?

¡Dejános un comentario!

¡No olvides dejar un comentario!

Quobit

Quobit Autor

Somos Bit a Bit, llevamos los últimos consejos de tecnología hasta tu smartphone.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.