9 diciembre 2022

Quobit

Novedades de tecnología, gadgets, wearables y videojuegos

Los procesadores A16 y M2 supondrían un ajuste en la estrategia de Apple. Estos son los cambios que vemos en los próximos años

Apple M2

Desde que Apple lanzó el iPhone en el 2007 por varios años fue el referente e incluso el rival a vencer, incluso recordamos un documento que Samsung en su momento presentó mostrando todas las cosas que hacía mejor el teléfono de Apple que los suyos, de forma tal qué la marca solo veía la necesidad de lanzar un teléfono por año.

Esto a pesar que el mercado de teléfonos inteligentes Android, cada año saturaba – y continúa haciéndolo – de varios modelos con diferentes características para todo tipo de público.

Lo que terminó obligando a Apple con el lanzamiento del iPhone 6 a presentar 2 modelos diferentes, mismos que marcarían el futuro de la empresa: Apple a partir de ese momento decidía que todos sus dispositivos lanzados compartirían especificaciones técnicas, es decir tendrían el último procesador creado por la marca, memoria RAM y almacenamiento interno, salvo pequeñas variaciones a nivel cámara, pantalla y batería.

Estrategia que sin duda marcó todo un precedente para el mercado de consumo, algo que hasta la fecha ningún otro proveedor ha logrado igualar.

Así llegamos al 2022 con dos modelos de iPhone 13 Pro, dos de iPhone 13 y el iPhone SE 2022, todos compartiendo el procesador A15 de Apple (Sí, el más rápido creado por la marca hasta hoy).

Con lo que hoy en el mercado Android es prácticamente imposible un dispositivo de menos de 12,000 pesos con el procesador más potente y suficiente memoria RAM para correr de manera fluida… Lo que ha significado, para muchos expertos, una dura estocada para el mercado Android.

Aunque la formula parece que le estaba funcionando bastante bien a Apple, hay varios factores que indican que esto podría cambiar próximamente, el primero de ellos es la poca disponibilidad de componentes electrónicos que ha provocado retrasos en todas las industrias (todo derivado de la pandemia de Covid-19), y por otro lado los procesadores de Apple lanzados hace un par de años siguen siendo lo suficiente potentes como para desechar la tecnología tan solo un año después de su lanzamiento.

Por ello, todo parece indicar que a partir de este 2022 toda la estrategia de Apple cambiará con el iPhone 14, aunque ya parece hemos visto los primeros esbosos con el lanzamiento del iPad Air 2022.

iPhone 14

Ya que se habla que el iPhone 14 será el primero que conserve el procesador A15 de Apple (el mismo que se incluye en el iPhone 13) y el nuevo procesador A16 quedaría relegado a la familia de iPhone 14 Pro. Aunque eso sí, la memoría RAM podría incrementar en toda la familia, pasando a 6 GB para la versión normal de iPhone 14 y llegando a los 8 GB para la familia Pro.

Incluso se habla que el iPhone 14 Pro sería el primer teléfono de Apple que después de varios años heredaría un cambio en la apariencia de la pantalla, dejando atrás el notch.

Mostrando todo un cambio, en la estrategia generacional de los productos móviles de Apple, donde el procesador tope de gama llegaría a los dispositivos PRO, mientras que los dispositivos «sin apellido» (iPhone 14), adquiriría el procesador lanzado el año anterior.

Como mencionábamos, todo parece indicar que esta estrategia ya está en progreso, ya que el iPad Pro M1 el año pasado sorprendió a propios y extraños con la brutal potencial que llegaba este procesador. Mientras que en este 2022 el iPad Air adquiría este nuevo procesador, lo que significa que el próximo 2023, cuando toque renovar la generación del iPad (igual sin apellidos) también recibiría la actualización al M1.

En cambio, la estrategia de Apple para sus portátiles y computadoras de escritorio se llevaría de forma diferente, este 2022 veremos la llegada del M2 (para el Macbook Air y el iMac), y en el 2023 los dispositivos de la familia PRO (Macbook Pro) estarían recibiendo la actualización al M2 Pro, M2 MAx y M2 Ultra.

La prueba del M1 dio sus frutos, y posiblemente para el 2022 veamos llegar al M2, pero no veremos un M3 hasta el 2024, para darle el tiempo de vida suficiente a los procesadores de Apple con esta nueva tecnología. .

Con esto, el ciclo de vida de los procesadores de Apple podría crecer de forma radical y también el tiempo de soporte a los dispositivos lanzados en años anteriores.

Pero como todo, hasta ahorita, todo esto solo son rumores y no podremos saber a ciencia cierta la realidad hasta que empecemos a ver los lanzamientos de producto de este año y del próximo.

A %d blogueros les gusta esto: