Quobit

Novedades de tecnología, gadgets, wearables y videojuegos

Vuelo 93, el avión de los atentados del 9-11 que hasta la fecha nos sigue dejando con muchas preguntas

vuelo 93

Hoy se cumplen 19 años desde el atentado de las torres gemelas, cuando cuatro aviones fueron secuestrados por el grupo terrorista Al Qaeda; haciendo que uno de los aviones fuera el causante de millones de muertes. Conocido como el vuelo 93, hasta la fecha nos sigue dejando con muchas preguntas respecto a lo ocurrido dentro del vuelo.

11 de Septiembre de 2001, un avión es estrellado contra las torres gemelas. “Hay un increíble estruendo, y de pronto, lo único que queda, son restos de tejidos y huesos humanos sobre el piso” relata Lee Purbaugh, un trabajador que vio lo ocurrido.

Sin duda, esta fecha es muy recordada debido a la gran tragedia que se suscitó en Nueva York, Washington, a las afueras de Shanksville, Pensilvania. 

Wally Miller, el juez que fue encargado por ley para recopilar los restos humanos y establecer las causas de la muerte, menciona: “Tuve que redactar los certificados de defunción. Puse asesinado para las 40 personas que formaban la tripulación y el pasaje; suicidio para los cuatro terroristas.”

Sin embargo, Miller, quien colaboró estrechamente con el FBI durante la investigación del siniestro, reconoce que, al final, no puede probar lo que ocurrió. Sólo puede deducirlo.

Y, al igual que Miller, muchas autoridades y medios de comunicación hicieron exactamente lo mismo.

El supuesto del vuelo 93

La escasez de datos nos ha obligado a la creación de supuestos, que hasta la fecha, el Gobierno y los medios de comunicación de EE UU, parecen haber aceptado como realidad. 

Se dice que, los heroicos pasajeros del vuelo 93, tras saber lo que había ocurrido con los otros tres aviones secuestrados, decidieron actuar con patriotismo y así, avanzar hasta la cabina (donde un terrorista maneja los mandos) para derribar el avión.

Después de lo sucedido, The New York Times, publicó una nota sobre haber recibido a través de fuentes oficiales anónimas, la grabación de la cabina del avión, en donde se puede escuchar una lucha salvaje y desesperada a bordo del avión. 

A pesar de que no se ofrecía una imagen clara sobre lo ocurrido, se leía en el periódico, “parece indudable que hubo un enfrentamiento caótico que, al parecer, provocó la caída del avión.” 

Por su parte, Vanity Fair, con pocos datos más, decidió publicar un reportaje muy detallado sobre el vuelo 93. La revista relato, “podrá recordarse como una de las mayores historias de heroísmo jamás contadas.” No obstante, Vanity Fair confesó que, a la hora de definir qué hizo que el avión cayera en picado, todo era una conjetura.

Pero, de igual manera como hay pruebas de que algunos pasajeros tenían la intención de realizar acciones valientes, hay algunas cosas que no cuadran. 

La agencia de noticias Associated Press informó que ocho minutos antes de la colisión, un hombre que se encontraba entre los pasajeros llamó, frenético, al 911. Glen Cramer, quien contestó la llamada, relata “le pedimos que repitiera lo que decía. Estaba muy alterado. Dijo que le parecía que el avión se estaba cayendo. Había oído una especie de explosión y veía humo blanco que salía del aparato, pero no sabía de dónde. Entonces perdimos contacto con él”. 

Aunque, eso no es todo. Varios testigos también afirman haber presenciado un avión misterioso que pasó volando sobre el lugar del impacto del vuelo 93.

¿Cómo respondió el Gobierno y las autoridades ante estas dudas? 

Ninguna autoridad ha podido explicar la llamada telefónica al 911 proveniente del avión, pese a que parece que fue la última llamada realizada desde el aparato y que indicó una explosión a bordo. El FBI confisco la cinta de la conversación y ha ordenado al telefonista, Glen Cramer, que no hable más con los medios. 

En cuanto a la explicación que ha dado el FBI sobre el avión misterioso (cuya existencia negó en un principio), es un tanto poco creíble. El FBI ha dicho oficialmente que el avión era un aparato privado, un Falcon, que volaba a 30 kilómetros del vuelo 93 y al que las autoridades pidieron que descendiera de 12.300 metros a 1.600 con el fin de examinar el lugar del siniestro y transmitir sus coordenadas para los equipos de emergencia que se disponían a acudir.

Pero, lo más sospechoso de todo, es el hecho de que ni el FBI ni ninguna ha identificado al piloto o los pasajeros de ese famoso Falcon.

Como conclusión: esto no significa que la historia del heroísmo sea mentira. Es posible que estas conjeturas correspondan en parte a la realidad. Y desde luego, basándose en las grabaciones  telefónicas, no hay duda de que varios pasajeros tenían la intención de llevar a cabo acciones heroicas. 

Dinos, ¿Tú qué opinas sobre el vuelo 93? ¿Realmente fue un hecho de heroísmo por parte de los pasajeros, o esta historia no es del todo creíble?

A %d blogueros les gusta esto: