Quobit

Gadgets, tecnología y estilo de vida digital

Los virus no son tan malos, uno de ellos forzó la evolución humana

A lo largo de la historia, los diferentes virus que han existido han ayudado a la humanidad a evolucionar. Charles Darwin creía que los individuos se multiplicaban en una competición por sobrevivir y reproducirse. Y asi lo planteó en su libro famoso libro, El Origen de las especies. Según esto, los individuos que prosperan son los que mejor se adaptan o nacen con alguna ventaja genética.

En resumen, y según la teoría de Darwin, si los individuos mejoran con el paso de las reproducciones, miles de generaciones después pueden generar una especie diferente.

Lynn Margulis, una microbióloga, dedicó gran parte de su carrera científica a estudiar la evolución y el desarrollo de los microorganismos. Una de sus contribuciones a esta teoría evolucionista fue su conclusión de que la progresión de las especies no esta tan vinculada a la competitividad, pero sí a la cooperación.

Margulis sostenía que son los mecanismos de cooperación los que hacen evolucionar a las especies. Defendiendo su postura, demostró que la célula eucariota que da forma a los tejidos de los animales, hongos y plantas no desciende de una bacteria. Sino más bien de la simbiosis de células bacterias diferentes.

La teoría de la evolución” de Charles Darwin cumple 157 años

Esto permite concluir que las bacterias no compitieron entre ellas para dar lugar a la célula nuclear, más bien sumaron sus fuerzas.

La simbiosis es la asociación entre organismos de dos especies distintas para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital. Este tipo de colaboración se produce en animales y a nivel microbiológico. Y es aquí donde entran las bacterias y, en este caso, de los virus.

Un estudio de la Universidad de Stanford, California, aplicó un análisis de grandes datos. Y esto reveló la extensión del impacto de los virus sobre la evolución de los humanos y otros mamíferos.

«Cuando ocurre una pandemia o una epidemia en algún momento de la evolución, la población que es atacada por el virus se adapta o se extingue. Eso lo sabíamos pero lo que realmente nos sorprendió es la fuerza y claridad del patrón que encontramos.» – explicó el director del estudio, David Enard, de la Universidad de Stanford.

Estudiar los efectos de los virus sobre poblaciones específicas, podría ayudarnos a entender nuestra guerra perpetua contra las enfermedades. Podríamos encontrar la solución para ganarle al próximo virus.

¿Pandemia? 6 películas en Netflix para los amantes de este tipo de cine

¡Dejanos un comentario!

¡No olvides dejar un comentario!